martes, 23 de mayo de 2017

AT&T también se va del Desfile Puertorriqueño de Nueva York

La empresa AT&T y el equipo de béisbol, Yankees de Nueva York, anunciaron hoy que no participarán de la edición del 11 de junio próximo del Desfile Puertorriqueño de Nueva York, en medio de la controversia que ha generado el homenaje al exprisionero político Oscar López Rivera.
Según Associated Press, AT&T es el auspiciador más reciente en decidir desvincularse de la más grande manifestación cultural boricua en Estados Unidos.
Por su parte, los Yankees indicaron que mantendrán, de forma directa, el financiamiento que han otorgado a los estudiantes seleccionados por los organizadores del Desfile.
Los Yankees de Nueva York no estarán participando del desfile del Día de Puerto Rico de este año. Sin embargo, durante muchos años, los Yankees han apoyado un programa de becas que reconoce a los estudiantes seleccionados por los organizadores del Desfile. Para proteger mejor los intereses de esos estudiantes y evitar cualquier daño indebido a ellos, los Yankees continuarán proporcionando apoyo financiero para las becas, y darán el dinero a los estudiantes directamente”, indicaron los Yankees en una declaración escrita.
Previamente, las empresas Goya y la aerolínea Jet Blue retiraron su auspicio del evento, que es la manifestación cultural puertorriqueña más grande en Estados Unidos.
El jefe de la Policía de la ciudad, James O’Neill, dijo que, aunque pueda acudir a dar apoyo a sus agentes, no va a marchar en el Desfile del mes próximo.
No obstante, junto a dirigentes sindicales y la Federación Hispana,  35 funcionarios electos neoyorquinos, incluidos legisladores estatales y concejales municipales, expresaron ayer su respaldo a la decisión del Desfile Puertorriqueño de Nueva York de incluir a López Rivera entre las personas a homenajear.
“Estamos solidarios con Oscar y expresamos nuestro pleno apoyo a la decisión de la Junta (del Desfile) de reconocer y destacar el legado de Oscar López Rivera”, indica una carta firmada por los funcionarios electos neoyorquinos, encabezados por la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark Viverito.
Los organizadores del Desfile han estado bajo las críticas de los familiares de las víctimas del ataque a la Fraunces Tavern, ocurrido el 24 de enero de 1975. A ellos se les han sumado otras voces de Nueva York debido ala decisión de reconocer a López Rivera como Prócer de la Libertad.
López Rivera, quien estuvo casi 36 años en prisiones estadounidenses debido a sus vínculos con el grupo clandestino Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), ha dicho que no tuvo nada que ver con ese atentado –que causó cuatro muertes-, que no tiene sangre en sus manos y que estaba en Puerto Rico cuando ocurrió.
“Le felicitamos por reconocer que Oscar López Rivera representa la voz, tenacidad y la determinación de Puerto Rico y su gente. En momentos en que en medio de la actual crisis fiscal de Puerto Rico innumerables familias continúan, Oscar es un recordatorio de la esperanza en que siempre ha estado anclada la Isla - y es por eso que respaldamos sus esfuerzos para honrarlo este año durante el sexagésimo Desfile Nacional Puertorriqueño. La presencia de Oscar elevará el ánimo de las personas y atraerá la atención hacia los desafíos que deben abordarse inmediatamente en la Isla”, indicaron los funcionarios electos.
Entre los firmantes de la carta están el representante estatal boricua Marcos Crespo, el senador estatal puertorriqueño Gustavo Rivera, la senadora estatal Marisol Alcántara, y los concejales Inez Barron, Fernando Cabrera, Margaret Chin, Rafael Espinal, Daniel Dromm, Julisa Ferreras-Copeland, Costa Constantinides, Ritchie Torres, Rosie Méndez, Vannesa Gibson y Annabel Palma.
Oscar López Rivera se convirtió en un hombre completamente libre el pasado miércoles.  Después de permanecer más de tres décadas en cárceles de EE.UU., fue trasladado a Puerto Rico en febrero para que estuviera bajo arresto domiciliario en la casa de su hija Clarisa.  
El ahora expresidente Barack Obama, le conmutó su condena en enero, antes de dejar el liderato del gobierno estadounidense. 
Al siguiente día de ser liberado, viajó a Chicago, en donde se reencontró con familiares y amigos. 

No hay comentarios: