jueves, 31 de marzo de 2016

David Bowie homenajeado en Nueva York

Luego de su muerte, las canciones del músico encontraron miles de voces aquí, allá y en todas partes; se harán dos grandes conciertos en tributo a su figura



Esta noche y mañana, en Nueva York, en el Carnegie Hall y en el Radio City Music Hall respectivamente, se llevará a cabo el tributo más grande que se haya hecho hasta el momento a la obra de David Bowie , con dos conciertos de los que participarán Pixies, Blondie, Michael Stipe, J Mascis, Flaming Lips, Mumford & Sons, Rickie Lee Jones, Esperanza Spalding, The Roots, Polyphonic Spree, Perry Farrell, Jakob Dylan y el productor y amigo del músico fallecido el 10 de enero de este año, Tony Visconti, entre muchos otros.
Los shows serán transmitidos vía streaming a través de Skype y se podrán ver previo pago de una donación, cuyo monto mínimo es de 20 dólares. La recaudación será destinada a escuelas de arte.
No será la primera vez (ni la última, seguramente) que músicos de todo el mundo le rindan tributo a la obra de Bowie. Desde su muerte, hubo versiones de sus canciones en todos los idiomas. Acá te dejamos el top 10 de los homenajes que se hicieron en los últimos tres meses.

miércoles, 30 de marzo de 2016

New York - Romantic Cities


New York City is one of the global centers of international finance, politics, communications, film, music, fashion, and culture, and is among the world's most important and influential cities. It is home to many world-class museums, art galleries, and theaters. Many of the world's largest corporations have their headquarters here. The headquarters of the United Nations is in New York and most countries have a consulate here. This city's influence on the globe, and all its inhabitants, is hard to overstate, as decisions made within its boundaries often have impacts and ramifications across the world.
Immigrants (and their descendants) from over 180 countries live here, making it one of the most cosmopolitan cities in the world. Travellers are attracted to New York City for its culture, energy and cosmopolitanism. English is the primary language spoken by most New Yorkers although in many communities it is common to hear other languages that are generally widely understood. In many neighborhoods, there is a large Latino/Hispanic population, and many New Yorkers speak Spanish. Most cab drivers speak either Arabic, Hindi or Bengali. There are also many neighborhoods throughout the city that have a high concentration of Chinese immigrants where Mandarin or Cantonese may be useful. In some of these neighborhoods, some locals may not speak very good English, but store owners and those who would deal frequently with tourists or visitors all will speak English.


Todocaminos y lujo dominaron el Salón del Automóvil de Nueva York






El Salón Internacional del Automóvil de Nueva York (NYIAS) acaba de terminar y revelar las novedades del sector, especialmente en todocaminos y vehículos de lujo, aprovechando el buen momento que vive el sector en Estados Unidos.

Nueva York es el salón reservado por los fabricantes para presentar sus principales novedades de vehículos de la gama alta dado que la ciudad, especialmente Manhattan, es el principal mercado del país para vehículos de lujo.

Así que los fabricantes se vuelcan en deslumbrar a sus potenciales clientes con lujo sobre ruedas.

Los preferidos

Además, Nueva York es la muestra más visitada del mundo del automóvil en Estados Unidos. El año pasado, más de un millón de personas desfilaron por el Centro de Convenciones Jacob Jatvis, cifra que este año los organizadores parecen haber superado.

Este año, NYIAS cobra especial importancia gracias a las favorables condiciones del mercado para la venta tanto de vehículos de lujo como de todocaminos, estos últimos la nueva “niña bonita” del sector y cuya aceptación ha explotado en los últimos años.

Bill Fay, vicepresidente de la División Toyota en Estados Unidos, dejó clara la creciente importancia que el segmento de los SUV y “pickup” tiene para cualquier fabricante que quiera sobrevivir en el mercado.

“Solo las ventas de SUV pequeños ha crecido un 20% en el último año hasta convertirse en el mayor segmento del sector”, explicó Fay al presentar el prototipo CHR, un pequeño todocamino que se convertirá en modelo de calle en unos meses, y el nuevo Highlander 2017.

Los nuevos líderes

En 2015, todocaminos y todoterrenos supusieron el 14% de todas las ventas del sector en Estados Unidos. Mientras, el hasta ahora rey sobre ruedas, las berlinas, perdió cuota de mercado y se situó en el 13,6% del total de automóviles vendidos.

Para 2016 la tendencia seguirá favoreciendo a los SUV y los vehículos de lujo.

Son los bajos tipos de interés de los préstamos lo que está alimentando la fuerte subida de la venta de vehículos de la gama alta.

La marca de lujo alemana Mercedes Benz, que el año pasado tuvo su mejor año en Estados Unidos, con la venta de 380.461 vehículos, dijo que 2016 será “el año del vehículo de ensueño” en el país norteamericano al presentar una serie de nuevos modelos como el AMG E 43, el GLC cupé o el AMG C 63 descapotable.

Grandes y medianos

Otros fabricantes están intentando capitalizar en el apetito por todocaminos y lujo con vehículos que combinan ambos.

Lincoln, la marca de la gama alta de Ford que no ha sido capaz de aprovechar como sus competidores el aumento de las ventas en su mercado, presentó en NYIAS el prototipo del nuevo Navigator, un todocaminos de grandes proporciones.

Mientras otros optaron por todocaminos de dimensiones más reducidas, aunque también en el segmento de la gama alta, como los nuevos Acura MDX, Buick Encore, GMC Terrain y los Jeep Grand Cherokee Trailhawk y Summit.

Y la surcoreana Kia, que está apostando cada vez más por vehículos de la gama alta apoyado en la rápida mejora de la calidad y diseño de sus productos, presentó la segunda generación de la berlina con la que empezó a hacerse con un trozo del segmento, Cadenza.

Un nuevo consumidor

Candelaria Powell, directora de Mercadotecnia Multicultural de Kia, reconoció a Efe que el Cadenza “ha sido un paso muy importante” para la marca. 

“Gracias a vehículos como Cadenza, un nuevo consumidor ha llegado a la marca, un cliente que esperaba tener estilo, tecnología y diseño y lo encontró en este modelo. Si no fuera por el Cadenza, esos consumidores no habrían llegado a Kia”, declaró. 

Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com en la siguiente dirección: http://www.vanguardia.com/mundo/tecnologia/352705-todocaminos-y-lujo-dominaron-el-salon-del-automovil-de-nueva-york. Si está pensando en hacer uso del mismo, recuerde que es obligación legal citar la fuente y por favor haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Vanguardia.com - Galvis Ramírez y Cía. S.A.

Los millonarios de Nueva York que hacen campaña para que les suban los impuestos

Tio Sam
Los millonarios creen que el "Tío Sam" no les está cobrando suficientes impuestos.



Aunque puede parecer increíble, 40 millonarios de Nueva York están empeñados en pagar más impuestos.
Ya presentaron una petición oficial al gobernador del estado para elevar los impuestos cobrados en esa región estadounidense a los contribuyentes más pudientes.
El llamado "1% plan for fairness" (plan del 1% para la justicia) fue presentado recientemente en una carta abierta.
Fue elaborado en conjunto por el centro de estudios de tendencia de izquierda Fiscal Policy Institute y el proyecto Responsible Wealth, que tiene entre sus miembros a 700 de los estadounidenses más ricos, quienes hacen campaña por "impuestos más justos" y por la "responsabilidad corporativa".
"Como habitantes de Nueva York que contribuyen y se benefician de la vibrante economía de nuestro estado, tenemos tanto la capacidad como la responsabilidad de pagar una cuantía justa", dijeron en un mensaje dirigido al gobernador Andrew Cuomo y a los miembros de la legislatura del estado.

Actualmente, en Nueva York, quien gana más de US$2 millones anuales paga sobre esta renta un impuesto de 8,82%.
El grupo propone que esa tasa sea aplicada a quienes ganan entre US$1 millón y US$2 millones.
De acuerdo al plan, el impuesto subiría a 9,35% para quienes ganen entre US$2 millones y US$10 millones, a 9,85% para los que hagan entre US$10 y US$100 millones, y a 9,99% para las rentas en exceso de US$100 millones.
Eso elevaría las rentas estatales en US$2.200 millones, aseguran.
Los millonarios aseguran que el dinero es necesario para combatir problemas como la pobreza infantil, el déficit de vivienda y problemas de infraestructura.

"Vergüenza"

Quien gana mucho dinero debe donar la mayor parte de él. Yo ya lo hice por medio de fundaciones y donaciones
Lewis Cullman
Thinkstock
En el documento, el grupo asegura que es una "vergüenza" que el índice de pobreza infantil estatal haya alcanzado niveles récord.
También destaca que en el estado de Nueva York haya hoy más de 80.000 personas sin techo y que muchos de los residentes carezcan de las calificaciones necesarias para trabajar en una "economía del siglo XXI".
Los defensores de la propuesta aseguran que la inversión en personas e infraestructura llevará a la creación de empleos, una fuerza laboral mejor preparada y una reducción en la "extrema" desigualdad de ingresos que existe en Nueva York.
Entre los simpatizantes del plan está Stephen Rockefeller, miembro de una de las familias más adineradas del país, Abigail Disney, descendiente de Walt Disney y el empresario y filántropo Lewis Cullman.
"Quien gana mucho dinero debe donar la mayor parte de él. Yo ya lo hice por medio de fundaciones y donaciones, le dice Cullman a la BBC.
"El estado de Nueva York debería estar haciendo más por los pobres", indica.

Boca cerrada

Para él, la visibilidad de la propuesta puede ayudar a su éxito.
Dólares
Image captionLa propuesta aumentaría en US$2.200 millones anuales los ingresos estatales.
"Si uno se queda con la boca cerrada, nada va a ocurrir".
Los legisladores de Nueva York actualmente discuten cambios a las normas que regulan los impuestos en el estado, cuya validez se vence a finales de 2017.
La Asamblea del estado de Nueva York es de mayoría demócrata y se cree que está a favor de un aumento de impuestos a los más ricos.
Pero el Senado estatal, controlado por el partido Republicano, se opone a dichos impuestos.

domingo, 27 de marzo de 2016

Los secretos del hotel Plaza de Nueva York

  • En el legendario hotel de la Gran Manzana, que el 26 de abril sale a subasta, se han dado cita personajes de leyenda

Los secretos del hotel Plaza de Nueva York
El Plaza se ubica al sureste de Central Park y mantiene su aire de otra época en contraste con el cubo de vidrio de la tienda Apple de enfrente (Ben Hider - Getty)




Al cruzar el umbral de su portalón aún se experimenta una cierta sensación de entrar en un lugar de otra época. De acceder, tras el saludo de los porteros con librea y la puerta giratoria, a una parte de la herencia de eso que se llamó “la centuria americana”.
Las lágrimas de vidrio de sus lámparas siguen dando la bienvenida. A través de las décadas, se mantiene como un icono de la Gran Manzana. A pesar de todo.
A pesar de las reformas –a gusto de los diferentes dueños–, de la pérdida de brillo, del palo de selfie, del mal gusto de no pocas cosas que se comercializan en sus tiendas, del pésimo estilo de algunos transeúntes o de las construcción de otros edificios de lujo alrededor, el hotel Plaza, con vistas al sur de Central Park, conserva el aire de un Nueva York más literario que real.
En casi 110 años, el Plaza ha sido el espejo de Manhattan. De cómo han cambiado los gustos o de cómo el establecimiento se ha ido adecuando a la era de la prohibición (del alcohol), al crack de Wall Street, a la Gran Depresión, a dos guerras mundiales, al turismo de masas. O de cómo se ha adaptado a la introducción de los derechos de la mujer –la Oak Room vetaba su acceso–, o a la situación de los fumadores con la introducción de las nuevas normativas sobre el tabaco.
El Plaza es pionero en la aparición afuera de filas de taxis o en aceptar huéspedes con mascotas, entre las que figuran desde serpientes a osos. Incluso un león.
“Es la historia, es un lugar que has de visitar si quieres entender esta ciudad”, responde una joven nicaragüense, de vacaciones de Semana Santa junto a su novio.
Posan para la fotografía. Detrás les queda el gran decorado que representa la Palm Court, la estancia de las palmeras. Que constituye uno de los principales impactos de glamour.
“Aunque Henry Hardenbergh diseñó el interior como un club de hombres, su pieza central, la sala de té, tiene un aire decididamente femenino”, escribe Curtis Gathje, el cronista de este legendario establecimiento.
Además de su clientela y de los turistas de visita –los que van a por la foto–, el Plaza disfruta de una presencia habitual en la prensa local, que a menudo se transforma al ámbito global.
Las portadas de los tabloides encontraron este pasado febrero materia sabrosa en sus alcobas: sexo, violencia, un político caído en desgracia y una guapa rusa que se promocionaba como scort, o señora de compañía, a unos cuantos miles de dólares la jornada.
Todo, faltaría más, presuntamente. Eliot Spitzer llegó a gobernador del estado de Nueva York apelando a la ética. Al poco tiempo, en el 2008, se vio obligado a renunciar por sus trapicheos con prostitutas. Se precipitó en un abismo que, hace unas semanas, pareció ganar en profundidad. Svetlana Travis, o Svetlana Z, a la que Spitzer visitó un sábado en ese recinto –le captaron las cámaras de seguridad, camuflado en su sombrero–, llamó a la policía y le denunció. Confesó que había intentado estrangularla. Había ingresado en un hospital, con un corte en un brazo. Al día siguiente voló a su país. No se sabe más de ella, salvo por un supuesto e-mail en el que se retractaba de lo dicho. Spitzer negó la agresión y declaró que su amiga estaba de los nervios.
La investigación quedó en el limbo. Como tantas cosas que suceden en este hotel.
Sus puertas abrieron el 1 de octubre de 1907. Se erigió sobre el antiguo Plaza Hotel, una estructura de ocho plantas que funcionó entre 1890 y 1905. El reconstruido Plaza –un castillo de estilo francés, con 19 pisos, más bajos–costó 12,5 millones de dólares (unos 300 actuales), una suma estratosférica para entonces.
El primer registrado fue el acaudalado Alfred Vanderbilt. El precio de una estancia era de 2,5 dólares la noche. En la actualidad la habitación más barata oscila, oficialmente, de 600 a 800 dólares. Por 30.000, la Royal Suite (vistas a la Quinta Avenida, tres habitaciones y baños, librería, piano, comedor, cocina) cuenta con un panel que se mueve y facilita una rápida y discreta huida.
Estos días se vuelve a hablar, a evocar su legado, a partir de una noticia adelantada por la agencia Bloomberg y que ha de permitir poner luz a dos años de confusión sobre el entramado de su propiedad. El próximo 26 de abril, siempre según esa información, se procederá a la subasta pública en búsqueda de nuevo amo.
Así se supone que culminará un enredo financiero a juego con este hotel de cinco estrellas. Los milmillonarios hermanos Reuben –David y Simon– compraron el préstamo hipotecario al Banco de China cuando el conglomerado Sahara India Pariwar faltó al pago. Esta sociedad, controlada por el potentado Subrata Roy, abonó 600 millones de dólares a la firma israelí Elad Properties en el 2012, que, a su vez, se lo había comprado al príncipe saudí Alwaleed bin-Talal.
A este último corresponde la iniciativa del 2005 de dividir el Plaza. Parte de sus 805 habitaciones originales dejaron paso a apartamentos de alto nivel.
Lo que sale a la venta es el bloque hotelero –282 dormitorios, de los que 102 son suites–, restaurantes y galerías comerciales, a lo que se suma el hotel Dream Downtown de Chelsea. La hipoteca combinada sube a 500 millones. Está por desentrañar la respuesta. La firma china Anbang pagó 1.950 millones de dólares en el 2015 por el Waldorf-Astoria.
El magnate indio se hizo con el Plaza como vía de irrupción en el mercado inmobiliario de Manhattan, tan al alza entre los megarricos. Sus intenciones se frustraron al tener que ingresar en prisión en el 2014. Le condenaron en su país por fraude a los inversores.
Su inspiración se remonta a 1943. Ese año, y tras 36 años de titularidad ininterrumpida, Conrad Hilton lo adquirió por 7,5 millones. Al poco tiempo se divorció de Zsa Zsa Gabor.
Se lo vendió en 1953. Entre otros avatares, sonó la hora de Donald Trump –ahora aspirante a presidente– que se hizo con el Plaza por 407 millones (un récord) en 1988. “Joven, rico y temerario –sostiene Gathje–, Trump era uno de los millonarios más visibles y la reacción a su adquisición tuvo el eco de la de Hilton 45 años antes: frialdad generalizada de la vieja guardia”.
El nuevo amo remarcó su amor por su juguete. “No es sólo un edificio, es una obra de arte definitiva, la Mona Lisa”, pregonó. Puso a su esposa Ivana de jefa. Duró poco. Empezó a flirtear con Marla Maples. Se divorció de la primera y se casó con la segunda en 1993 con una fiesta en su Plaza. En 1995 se lo vendió al citado príncipe saudí por 325 millones.
Mal negocio, pero su ego se reforzó con un cameo en Solo en casa 2 (1992), una de las numerosas películas que lo han usado desde que en 1959 lo encuadrara Alfred Hitchcock en su memorable Con la muerte en los talones. Pero el filme con Macaulay Culkin obligó a levantar unas alfombras, lo que permitió descubrir un magnífico mosaico de baldosas.
Hoy, certificado todo este lío de la propiedad, que guarda un aire familiar con la filosofía del absurdo de Groucho Marx, uno de los muchos clientes célebres, el Plaza –primer hotel que consiguió protección arquitectónica– no muestra señales de hallarse en subasta. La gente se agolpa en sus bares, la recepción exhibe un buen nivel de entradas y los curiosos no cesan de entrar y salir.
Viendo el ir y venir se certifica el cruce entre adinerados y mochileros, aunque se sabe que en esta ciudad, una persona de fortuna puede lucir como pordiosera.
Curtis Gathje empezó de recepcionista y ha llegado a ser el narrador oficial. Su libro – At The Plaza. An illustrated history of the world famous hotel (En el Plaza. Un relato ilustrado del hotel más famoso del mundo)–, se vende en la boutique, al lado de los albornoces o las toallas de souvenir, o del plaza-poly, una imitación del famoso juego del monopoly pero adaptado al recinto. En su tablero disponen de casilla huéspedes de renombre como los Beatles –su primer alojamiento en Estados Unidos, en 1964–, el arquitecto Frank Lloyd (residió seis años) o el escritor F. Scott Fitzgerald, cuya suite se reconstruyó en el 2013 y sale por unos 2.300 dólares la noche. En su más aclamada creación, El Gran Gatsby, utilizó de fondo en especial la sala de té.
La admiración de Fitzgerald por este enclave de la sociedad neoyorquina se plasmó en una carta que su amigo Ernest Hemingway le remitió. “Si te sientes suficientemente triste, asegúrate y yo mismo veré que te puedas morir”, bromeó Hemingway, también cliente. “Te escribiré un elegante obituario, les daré tu hígado al museo de Princeton y tu corazón al Hotel Plaza”, añadió.
En el corredor que lleva a la Oak Room –desmontado, a la espera de fiesta– surgen fotos de grandes momentos. Ahí están Marilyn Monroe, Frank Sinatra y Mia Farrow –ataviados con máscara para la famosa fiesta que Truman Capote organizó en 1966 por la publicación de A sangre fría–, o la multitud reunida para palpar a los cuatro de Liverpool.
La lista es larga: Salomon Guggenheim, Eleanor Roosevelt, Mark Twain, Marlene Dietrich...
¡Si las paredes hablaran!

La libertad en Nueva York de María José Carrascosa

Primera entrevista tras pasar 9 años en prisión por traerse a su hija a España
Durante la cárcel ha perdido familia. Su madre padece alzhéimer "y se queda ciega"
Sus progenitores ya tienen 80 años... Dejó a su hija con 6 y casi cumple 16


Resultado de imagen para María José Carrascosa


Entre rascacielos y tiendas de lujo en la Quinta Avenida, María José Carrascosa camina por Manhattan disfrutando de los pequeños placeres que tiene la libertad: un capuchino, su café favorito; la vista de Central Park, que le trae recuerdos de cuando iba de fiesta con su hermana en la zona noble de la ciudad; o el sol que sale intermitentemente para dar la bienvenida a la primavera. A punto de cumplir su primer año fuera de la prisión de Bergen County (Nueva Jersey), la española sonríe a la vida y relata en una entrevista a Crónica su historia, las lecciones aprendidas y sus sueños. Avanza cómo van los preparativos de su libro A broken American dream (Un sueño americano roto), pues ha decidido escribir su propia historia, la de la madre valenciana condenada a 14 años de cárcel en EEUU por llevarse a su hija a España. Aún sigue pagando por ello.
"Durante los nueve años que estuve en prisión tenía que pedir permiso para ir al baño, andaba al paso por la derecha de un pasillo y con las manos abiertas para que se viera que no escondía nada, dormía con un ojo medio abierto porque no sabes que te puede pasar durmiendo con criminales... Ha sido muy duro, pero también ha sido una lección de humildad impresionante", reflexiona la abogada Carrascosa 11 meses después de haber salido de la cárcel tras ser condenada a 56 años de prisión en Nueva Jersey -que se quedaron en 14- por "interferir en la custodia" de su hija Victoria Solenne.
La letrada española, de 50 años, no es técnicamente libre porque está en libertad vigilada, explica durante la entrevista en la planta 23 del edificio en Madison Avenue donde están las oficinas de su abogado, John Drohan. Carrascosa sigue peleando judicialmente para ser exonerada por un tribunal federal de apelaciones en EEUU yreunirse con su hija y sus padres. Está convencida de que no ha hecho nada malo sino lo que debía hacer como madre para proteger a su nena.

Desde el pasado 24 de abril puede vivir ya fuera de prisión, aunque sea con libertad vigilada. "Tengo hora, como Cenicienta, pero a las 11 de la noche para la supervisión" de la condicional, explica de manera sosegada al responder qué echa de menos en su actual condición.

¿Qué cosas no ha podido hacer en esta libertad vigilada?
 Me muero de ganas por ir a una obra de Broadway, pero no puedo por la hora. Tampoco puedo viajar, pasar una noche fuera o conducir, que me encanta.
Pues habrá que ir a un matinal para tachar el musical de la lista.
(Risas) Es una posibilidad.
¿Qué echaba de menos mientras estaba en la cárcel?
Ir a comprar, tomar un café mientras leía un periódico o una revista en una cafetería. Ahora lo aprecio mucho más que antes, cuando lo daba por supuesto. Ya no doy nada por seguro.
¿Cuándo cree que podrá viajar a España?
Pensábamos que tendríamos la decisión en diciembre, pero se ha alargado. A principios de enero cambió el juez y el nuevo fue nombrado a finales de ese mes. No sé si será bueno o malo.
¿Qué va a hacer cuándo sea completamente libre?
Llegar a mi nena, a mis padres, y pegarme con superglue.
Esa es la expresión que utiliza Carrascosa en el primer capítulo de Un sueño americano roto para describir cómo madre e hija se despedían cuando era pequeña. La abogada empezó a escribir el libro al salir del penal para contar su historia sin intermediarios y para que los lectores "hagan conmigo el viaje que he hecho, mi calvario, y que sean los jueces, jurados y testigos que no tuve". Del texto de la escritora Reyes Monforte sobre su caso, titulado Amor Cruel, prefiere no hablar. "Lo cuento todo en mi libro", dice para cerrar ese agrio capítulo.
Asegura que darle forma a su manuscrito no ha sido una tarea fácil porque le ha tocadorevivir muchos episodios dolorosos de la última década al repasar las transcripciones, hablar con gente y poner la parte de sus "agresores". Con estas páginas también espera poder ayudar a otras mujeres para que no padezcan el mismo sufrimiento.
La narración de A broken American dream arranca en julio de 2005, la mañana que le iban a extirpar un tumor en la clínica Quirón de Valencia. Esa es la razón, explica en el libro, por la que salió de EEUU con su hija y sin la oposición de su ex pareja, el estadounidense Peter Innes, a principios de ese año; no disponía de seguro médico y necesitaba tratamiento. Un año antes la pareja había separado sus caminos.
La abogada acusa a Innes de haberle provocado "mutilaciones y daños crónicos severos contra mi salud y mi cuerpo" por supuesto envenenamiento y maltratos. En una página web dedicada a su hija, Innes defiende su inocencia y trata de desmontar "las falsas" y "locas" acusaciones de su ex mujer. En junio de 2015 señaló por carta a la juez que llevaba el caso que no se oponía a la liberación de Carrascosa "si es lo que mi hija quiere". Durante el juicio inicial, pidió una condena "ejemplar" contra ella. Sin contacto alguno con su "ex", la valenciana dice no haber visto la web, pero sabe de ella a través Victoria Solenne, que "reprueba severamente la página".
Durante el paseo por el corazón de Nueva York, Carrascosa busca y rebusca su móvil en el abrigo, en el bolso... "No estoy acostumbrada a llevar nada en las manos", explica recordando las obligaciones carcelarias y su tendencia a dejarlo olvidado en cualquier sitio. Y para María (o Mary Jo, como le llaman algunos), su teléfono es un tesoro. Gracias a las nuevas tecnologías y el GPS, las autoridades saben que está en casa cumpliendo con el toque de queda. También se ha convertido en una especie desuperglue digital con Victoria, su hija.

¿Cómo se comunica con ella?
Hablamos todas las noches con eso (señala el iPhone de la mesa) y por el Mac con Skype.
¿Qué tal es la relación?
Mi hija está muy desesperada. Se hizo muchas ilusiones el año pasado y no entiende por qué está tardando tanto. Cuando le pregunto si quiere que tire la toalla si esto sigue así, me dice: "Hemos pasado 10 años, toda mi niñez y adolescencia, sin ti. No se te ocurra abandonar, mami, porque no te miro a la cara".
 En plena adolescencia, ¿cómo lleva ser madre en la distancia?
Es el trabajo más bonito y más difícil. Si encima pones una pantalla y el Atlántico de por medio es muy complicado. Se porta muy bien, pero a veces cuando hace algo y quieres disciplinarla te dice "pero si no has estado aquí 10 años, no sabes nada". ¿Qué respondes a eso?
El gesto de Carrascosa se relaja al hablar de su familia. Su hija está a punto de cumplir 16 años; la última vez que la vio tenía seis. La valenciana está pendiente de cómo van sus estudios en el instituto y anda preocupada por sus ganas de ser artista. No sabe de dónde ha sacado esa voz, pero canta muy bien (y en inglés demostrando su control del idioma) dice orgullosa. Victoria le ha dicho que quiere presentarse a los programas de talentos de Factor-X y La Voz, pero su madre insiste en que hasta que ella no vaya a España nada de nada. Su prioridad antes, durante y después de la cárcel, asegura, sigue siendo su hija.
El próximo 21 de junio se cumplirá una década sin que la abogada haya visto en persona a su nena y a sus padres, después de que decidiera volar a Nueva Jersey, en 2006, "engañada por un juez, pensando que iba a escuchar la moción de desestimacióndel procedimiento [de su ex marido] porque yo aducía que no tenía jurisdicción". Meses después, en noviembre, se produjo su encarcelamiento.

Todo lo que he perdido

Sus palabras destilan tristeza al hablar de todo lo perdido, incluidos algunos familiares que han fallecido, y cómo han envejecido sus progenitores que han cumplido 80 años. A su madre "le han diagnosticado alzhéimer y se está quedando ciega". Su padre se pregunta por qué tarda tanto la decisión que les permitirá volver a encontrarse. Ella les da ánimos siempre de la misma forma: "Estoy un pasito más cerca".
Desde que Carrascosa fue condenada en firme en noviembre de 2006, su familia movilizó todas las fuerzas a su alcance para intentar lograr su excarcelación. La pareja y su otra hija, Victoria, tocaron todas las puertas oficiales y oficiosas (Ministerio de Justicia, de Exteriores, consulado en Nueva York, cadenas de televisión, asociaciones) buscando su liberación. Pero el peregrinar fue infructuoso. La vida de Carrascosa en EEUU se remonta a los años 80. Primero vino a estudiar un año. Regresó en 1992 y se instaló definitivamente. En esta tierra que siente suya, "es parte de mí", ejerció deabogada y conoció a Innes.

¿Estuvo casada, porque en el libro da la sensación de que no?
Nos casamos en 1999 ante la iglesia católica. Él entregó un pasaporte y un número de seguridad social falsos y ocultó que estaba casado con Nancy Innes.
¿Cómo le conoció?
Ellos me eligieron a mí en The Matchmaker [página de citas online] por interés. La Iglesia anuló el matrimonio. El resto está en el libro.
En él dice que utilizaron su nombre para obtener préstamos
Un día quise comprar una casa para mi familia -no a nombre de la empresa- y descubrí que había 52 líneas de crédito con deudas a mi nombre. No sabía nada. Aquí eso se denomina robo de identidad.
¿Ha tenido algún contacto con su ex pareja?
Nada, nada... en absoluto.
El tono de Carrascosa se vuelve más serio al hablar de Innes. Sus comentarios sobre su estado psíquico y las supuestas "locas" acusaciones que de ella hace no le gustan. "Dice eso porque tiene mucho que esconder. Está intentando que no me hagan caso, las pruebas están en el libro".
El último contacto se remonta al comienzo de la batalla judicial por su hija, que nació apenas un año después de que se casasen en Buñol (Valencia) en marzo de 1999. La pareja se separó en 2004. Los Carrascosa sostienen que él abandonó el hogar familiar ymaltrataba a María José. En la demanda de divorcio que presentó el estadounidense en diciembre de ese año alegó "crueldad y engaño financiero".
En 2005, cuando Carrascosa se recuperaba de la operación a la que fue sometida en Valencia, Innes interpuso una demanda al amparo de la Convención de la Haya contra ella por haberse llevado a Victoria a España solicitando el regreso de la menor. El tribunal nº 9 de Valencia resolvió que no a lugar a la restitución de la niña a EEUU. De poco le sirvió.
Los nueve años pasados entre rejas no han aminorado la pasión de Carrascosa por la abogacía. Habla de su profesión con entusiasmo desde las alturas en Madison Avenue, mientras relata los casos similares de los que ha tenido noticia en este tiempo. "La gente me pide ayuda. Les he dicho que lo haré, pero primero tengo que ayudarme a mí", explica subrayando que quiere zanjar su caso. Sin embargo, comenta orgullosa el caso de una reclusa condenada a cadena perpetua que logró salir seis meses antes que ella tras estudiar su caso. "La justicia está administrada por el hombre y el hombre no es perfecto. Por eso ocurren travestis jurídicos".

¿Qué quiere hacer después?
Recuperar nuestra vida, mi hija y mis padres. Si nuestro Señor nos ha elegido para esto, que lleve bien esta cruz y que traigamos las leyes de Europa aquí.
 ¿Piensa ejercer como abogado?
Mi pasión siempre ha sido la práctica del derecho. Lo echo un poco de menos. Creo que iré más por el lado de los Derechos Humanos. Dios Proveerá. Depende de muchas cosas especialmente de mi hija.