miércoles, 28 de enero de 2015

Súper tormenta de nieve paraliza a Nueva York

Filas de gente esperando bajo la nieve en la puertas de los supermercados, otros partiendo temprano en una estación central vacía, Broadway sin espectáculos y el transporte público cerrado. La tormenta de invierno Juno logró lo imposible: frenar a Nueva York, la ciudad que nunca duerme.

"Habitualmente vuelvo a casa a las 6, 6.30 pm. Pero hoy me estoy yendo un par de horas más temprano. Parece que esta vez es más que ruido", dice a la AFP Joseph Burke, un abogado que vive en los suburbios, de pie en el hall de Grand Central Terminal, uno de los puntos neurálgicos de la ciudad donde apenas se veía gente pasadas las 16H00 locales (21H00 GMT).

La llegada de la colosal tormenta de nieve, anticipada por las autoridades como una de las "más fuertes jamás vistas", provocó excepcionales medidas de prevención, entre ellas el cierre del transporte público a partir de las 23H00 locales.

Joseph Burke, como muchos neoyorquinos, trabajará desde su casa este martes, tal como lo aconsejaron el gobernador del estado, Andrew Cuomo, y el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio.

En Union Square, en el sur de Manhattan, la gran estación de metro también mostraba un panorama más bien desolador. Afuera, la plaza siempre repleta también está vacía.

Solo en la puerta del supermercado Whole Foods Market se ve un amontonamiento de gente a pesar de que la nieve y el viento arrecian.

Además de volver a casa temprano, la otra gran prioridad era tener suficientes provisiones para no sufrir durante el "acuartelamiento".

"No tengo comida. Necesito sí o sí conseguir provisiones. Quién sabe si mañana voy a poder salir de casa", dice Rosa Ramírez, una dominicana que trabaja en una tienda y también logró irse más temprano.

"Lo que no sé es cuánto tiempo voy a tener que esperar", agrega sorprendida por el gentío que bloquea la entrada del comercio.

"Tuvimos fila en la calle todo el día", confirma en ese sentido a la AFP una empleada del supermercado, precisando que se esforzaban para que la gente no esperase demasiado y entrase "rápido".

"Por ahora tenemos suficientes stock para todo el mundo", señala al ser consultada sobre una posible escasez de productos.

De todos modos, el supermercado cerraba el lunes tres horas antes de lo habitual para "garantizar que el personal y los clientes pueden llegar a salvo a sus casas".

En una de las ciudades más visitadas del mundo, la tormenta "Juno" cambió los planes de los turistas.

Más de 6,000 vuelos fueron anulados el lunes y martes en Estados Unidos, muchos de ellos de los tres aeropuertos neoyorquinos, JFK, Newark y LaGuarda.

Se cancelaron espectáculos de Broadway y la ópera Metropolitana y se anularon partidos de la liga de básquet NBA. Incluso el Museo Metropolitano anunció que cerrará sus puertas el martes.

Algunos de los puntos más turísticos de la ciudad, como el puente de Brooklyn, estaban desiertos.

Claro que para algunos la mala suerte no era tal.

"Recibimos un correo de la compañía diciendo que el vuelo estaba anulado. Entonces disfrutamos de la nieve y de Nueva York durante tres días más. ¡Yupi", celebraban Sylain y Marine Royer, dos turistas franceses.



Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article8205963.html#storylink=cpy




Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article8205963.html#storylink=cpy

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article8205963.html#storylink=cpy

subir imagenes

lunes, 12 de enero de 2015

El apartamento más costoso de Manhattan: 'apenas' US$110 millones

Quizá sea la casa en venta más cara en Manhattan: US$110 millones por un penthouse con vista al Central Park al tope del que pronto será el edificio residencial más alto del distrito neoyorquino.
A cambio de ese precio descomunal, el comprador recibirá un apartamento de seis habitaciones de 1.014 metros cuadrados en One57, una torre en construcción por Extell Development Co., en la calle 57 Oeste, frente a Carnegie Hall. El precio de US$110 millones es casi 12% más que un precio anterior que se había establecido para la propiedad, según documentos presentados ante el fiscal general de Nueva York.
El precio mayor es una de las consecuencias de un reciente acuerdo para vender el penthouse de piso 20 de Sanford I. Weill, ex presidente de Citigroup Inc. El contrato de venta del apartamento de Weill —en 15 Central Park West, a unas cuadras de One57— fue de US$88 millones, un récord.
Así se verá el edificio One57 cuando esté terminadoExtell
Ahora, algunos agentes inmobiliarios dicen que la venta de Weill puede dar impulso al segmento más alto del mercado inmobiliario de la ciudad, que de por si ya es robusto. Extell apuesta que otros compradores están dispuestos a pagar muchos más millones de lo que se creía antes por la oportunidad de vivir en el techo de la capital del mundo, con una vista magnífica de Central Park.
La torre de One57 será de más de 300 metros, incluyendo un tope curvo de vidrio que cubrirá una torre de enfriamiento, cuando el edificio se inaugure en 2013. Será la propiedad residencial más alta de Nueva York, aun cuando se han propuesto edificios residenciales incluso más altos, pero que no han sido comenzados.
Las ventas de apartamentos del edificio han tenido un buen inicio, según agentes inmobiliarios. Si bien muchos compradores esperan negociar descuentos antes de que firmen en la línea punteada, One57 hasta ahora ha logrado vender a los precios de lista, dijeron los corredores inmobiliarios.
Elizabeth Sample, agente inmobiliaria de Sotheby's International Realty, dijo que el apartamento de exhibición del edificio había recibido una avalancha de compradores multimillonarios. "La sala de muestra es una locura", dijo. "Estamos haciendo dos acuerdos allí", dijo.
El precio más alto de venta de una vivienda en Estados Unidos fue de US$100 millones pagados por el inversionista multimillonario ruso en medios sociales, Yuri Milner, a comienzos de este año. Compró una mansión al estilo de castillo francés de 2.369 metros cuadrados en Silicon Valley.
Aun cuando ha habido precios de lista más altos por mansiones, casas de campo y haciendas en todo el país, Zillow.com dijo que el mayor precio de lista para una vivienda unifamiliar en su base de datos nacional es US$90 millones por una mansión de 10,6 metros de ancho en la calle 80 Este número 4 en Manhattan. Una casa en el Lago Tahoe es ahora la segunda con un precio de lista de US$75 millones, frente a US$100 millones a comienzos del año.
El penthouse de US$110 millones en One57 está en los dos últimos pisos de lo que será un edificio de 90 pisos. Tiene un "gran salón" de doble altura de más de 17 metros de ancho con vista al Central Park.
Weill ha firmado un contrato para vender su penthouse más una terraza circundante a la hija de 22 años de Dmitry Rybolovlev, magnate ruso, por el precio de lista de US$88 millones, según una persona familiarizada con la venta. El anterior récord de venta fue de US$53 millones por una casa en el barrio del Upper East Side.
Hace algunas semanas, aproximadamente cuando se conoció el acuerdo por el apartamento de Weill entre los agentes inmobiliarios, Extell presentó un plan de enmienda de aumento de precios de los apartamentos en One57.
Según los documentos, los precios ahora han subido un total de US$77 millones, o un promedio de 3,9%, desde que se presentó por primera vez el plan de desarrollo del condominio de One57, con los mayores incrementos en los condominios más caros. Ahora hay cuatro pisos completos a más de US$50 millones. Otras siete unidades de piso completo inferiores se venden a US$42,5 millones y US$48,5 millones.
Estos apartamentos son aproximadamente del tamaño del de Weill, pero su precio de lista es un tercio inferior o incluso la mitad. El penthouse cotiza a unos US$108.400 por metro cuadrado, comparado con casi US$140.000 por metro cuadrado por el apartamento de Weill.
El presidente de Extell, Gary Barnett, se negó a hablar de las ventas en el edificio, excepto para decir que había interés "general" en el edificio "de todo el mundo", incluso EE.UU. Dijo que la venta de Weill atraería atención mundial a los bienes raíces de Manhattan.
"No creo que un edificio haga al mercado, pero es un muy buen número para los titulares de prensa. Tiene un buen efecto psicológico en el mercado", dijo. "Me gusta".
Edward Mermelstein, abogado que trabaja con clientes ricos de Rusia y la antigua Unión Soviética, dijo que muchos compradores eran de Rusia y China, y la idea de vivir en la cumbre del edificio más alto de Manhattan tenía gran atractivo para ellos.

viernes, 9 de enero de 2015

Objetivo, las calles de Chelsea

Añadir leyenda
























New York, New York

Los banqueros no se fían de la información. No hay control sobre lo que se dice y menos aún sobre lo que en verdad se hace


Conversación me-quedo-de-pasta-de-boniato con un periodista de New York. Sinopsis: las entidades financieras de New York carecen de información sobre España. La que les facilita los medios españoles, literalmente, glups, no les sirve. La perciben como literatura. Y no pueden tomar decisiones no literarias a través de ella. Por lo que han empezado a buscar otros medios de información. Pagan informes de encargo, que les explican lo que aquí se cuece y lo que aquí no se cuece. Es decir, información. Es decir, preguntas y respuestas que por aquí abajo no se formulan y que, por lo visto, uno se hace en New York en el trance de jugarse la pasta de una vieja de Iowa.
Exemplum de posibles preguntas que se hace un ejecutivo de inversiones en los USA: ¿El Régimen del 78 es estable o tiene los días contados? ¿El recambio supondrá ruptura o continuidad? ¿La crisis democrática en el Sur de Europa, la continuidad, puede finalizar en conflicto social? ¿Cuál es el límite de las contra-reformas democráticas y qué márgenes dejarán al consumo y al pago de deuda? ¿Cuáles son los datos reales, que no los oficiales —o, lo dicho, literarios—, de la economía española?
¿El euro es un futurible en el Sur? ¿La cosa indepe es palique/literatura, o tiene alguna voluntad política? ¿Qué es Podemos? ¿Puede llegar a gobernar? ¿Eso supone un riesgo efectivo de impago de deuda o, tranquis, estamos ante otro PSOE de los 70's? ¿Cuál es el margen real de la política en un Estado deslocalizado políticamente en la UE? ¿Ese margen da para una ruptura y un cambio económico? ¿La Playmate de mayo está operada?
Sí, son preguntas turbadoras. Y, salvo la última —sí; la operó un ebanista psicópata—, en verdad resulta difícil intuir sus respuestas a través de los medios patrios. No sé. Humm. Les paso dos metáforas salchicheras que ilustran el caso de la cosa. Metáfora A): del titular “Órdago nacionalista de Mas”, tan repetido en diversas series, ¿qué palabros son, no ya pertinentes, sino comprensibles internacionalmente? ¿Qué diablos es un órdago en un mundo que ignora —sabiamente, por otra parte— lo que es el tute, ese juego de catetos? ¿Qué es nacionalismo en un Estado vertebrado por uno de los nacionalismos más asombrosos de Europa, y tal vez uno de los menos descritos? ¿Quién diablos es Mas? ¿Es ese hombre no problemático con quien entidades financieras internacionales están haciendo el agosto con la venta de estructuras de Estado, o es un peligroso rupturista que crea estructuras de Estado como un poseso?
Metáfora B): ¿Para qué sirve / de qué informó la entrevista a Pablo Iglesias en TVE? Me temo que sólo de la incapacidad para la entrevista del entrevistador y de sus tertulianos, consagrados a informar al entrevistado sobre sus errores, así como a conminarle al arrepentimiento y a la reevangelización. Preguntar, en fin, al líder de un gran partido, que no ha podido ser descrito en los medios desde que asomó el hocico, “¿es usted comunista?”, no informa de nada salvo de que no estamos ante un producto informativo. Y haría reír —en New York—, si no hiciera llorar —aquí; de miedo, mamá—.
Si bien en los últimos 35 años la función de los medios locales no ha sido tanto crear información como seleccionarla, interpretarla y —como cualquier otro producto cultural— crear cohesión, la sensación, para un banquero de New York y para aquí un charnego de barrio, es que ahora el fenómeno se ha pasado cuatro pueblos. Es decir, la información vertida no es válida, no explica amplias parcelas de la realidad, en las que ya no opera la cohesión, sino cambios profundos y por describir, y un desinterés absoluto por mitos ya extraños y que tienden a confirmar la pertinencia de las políticas y agendas del Estado o del Estadillo —la Generalitat no es una ONG, en fin, y tiene medios donde practicar también toda esta verticalidad informativa, incompresible en New York—.
De hecho, ese es el gran fenómeno informativo y cultural local que, supongo, causa el asombro en New York: el Estado es la gran fuente informativa. Incluso ahora, con un Estado y un Estadillo incapaz de dar datos fiables. Cualquier dato estadístico ofrecido por una institución tiende a ser hipotético, cualquier dato sobre cuentas suizas de políticos facilitado por el Estado carece de falibilidad, la realidad parece que no acompaña sus énfasis —parece ser que Barcelona no está rodeada por una feroz guerrilla anarquista, como propuso a la Audiencia la Conselleria de Interior— y, broche final, los discursos políticos que emiten no se parecen ni coinciden con sus políticas, ya sean esas políticas la recuperación, o el Procés de las narices —creo que, nominalmente, no hay otras políticas en marcha—.
Vamos, no existe control sobre lo que se dice y, mucho menos aún, sobre lo que en verdad se hace. Algo dramático cuando lo que se hace es un nuevo sistema político y unas nuevas bases económicas. Muy duras. Y seriamente contestadas.
El descrédito político del Régimen es, por razones culturales, también un descrédito informativo de proporciones —literalmente— de la Bolsa de New York.

Nueva York prohíbe los envases de poliestireno de la comida rápida

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, junto a la canciller de Educación, Carmen Fariña. /BRENDAN MCDERMID (REUTERS)



El alcalde de Nueva York, el atribulado Bill de Blasio, está dispuesto a ganar alguna batalla. Mientras intenta hacer la paz con el Departamento de Policía, ha decido acabar de una vez para siempre, a partir del próximo 1 de julio, con el poliestireno expandido, material de utilización masiva como envase y embalaje para comida, entre otros usos, que tiene un destructivo impacto en el medioambiente.
La retirada del poliestireno o espuma de plástico, un polímero derivado del petróleo muy común en todo el mundo (platos, bandejas de comida rápida, gusanitos de embalaje…), supondría un cambio sustancial en el paisaje de Nueva York, donde millones de personas lo utilizan a diario en tiendas, restaurantes y en los populares delys de la ciudad.
La decisión de De Blasio pretende poner fin a una larga batalla. Los alcaldes Ed Koch (1978-1989) y Michael Bloomberg (2002-2013) ya intentaron deshacerse del poliestireno, pero no tuvieron éxito. Los grupos ecologistas apoyaron la medida, pero chocaron siempre con la presión de empresas como Dart Container Corporation, uno de los mayores fabricantes de productos de espuma de plástico, y el American Chemistry Council, un grupo comercial que presionó a los funcionarios municipales y concejales con el argumento de la pérdida de puestos de trabajo.
Esta vez parece que va en serio. Según el comunicado hecho público este jueves por el Ayuntamiento, ningún establecimiento de comida, tienda o fabricante podrá utilizar dicho producto bajo amenaza de sanción a partir del 1 de julio.
El Departamento de Saneamiento estima que cada año se recogen unas 30.000 toneladas de poliestireno, el 90% de ellas procedentes del consumo individual de alimentos. Según el Ayuntamiento, el poliestireno expandido (EPS, por sus siglas en inglés) no se puede reciclar, lo que exige su prohibición. Asimismo, es un peligroso contaminante, protagonista de buena parte de los vertidos de la ciudad, sobre todo en entornos marinos, con el consiguiente riesgo para la fauna autóctona.
El material está prohibido ya en unas 70 ciudades de Estados Unidos, entre ellas Washington DC, San Francisco, Minneapolis, Portland o Seattle. “Estos productos causan un daño medioambiental real y no tiene sentido que sigan utilizándose en la ciudad de Nueva York. Tenemos mejores opciones, mejores alternativas. Si otras ciudades siguen nuestro ejemplo, esas alternativas nos costarán cada vez menos”, dijo De Blasio. “Al eliminar cerca de 30.000 toneladas de residuos de poliestireno expandido damos un paso muy importante hacia un Nueva York más verde”, añadió.
La responsable del departamento de Saneamiento de la ciudad, Kathryn Garcia, se congratuló por la iniciativa: “Nueva York es la ciudad más grande que prohíbe el poliestireno. Mientras que otros productos pueden ser reciclados, este no. Sacarlo de nuestro flujo de residuos no solo es bueno para una Nueva York más sostenible, sino también para las comunidades que albergan los vertederos. Esta prohibición mejorará nuestros ríos, la línea de costa y, en última instancia, la vida marina del Océano Atlántico”.
La ley establece una moratoria de seis meses antes de la entrada en vigor de la prohibición. A partir del 1 de julio, los infractores podrán ser multados, aunque el Ayuntamiento ha avanzado que hasta el 1 de enero de 2016 solo serán apercibidos. Para no perjudicar la economía de miles de empresas que utilizan el poliestireno en la actualidad, el Ayuntamiento ha anunciado exenciones para organizaciones sin ánimo de lucro y negocios con ingresos inferiores a los 500.000 dólares al año.
De acuerdo con la nueva ordenanza, el Departamento de Educación de Nueva York comenzará a retirar las bandejas de poliestireno y a sustituirlas por material de compostaje a partir del 1 de mayo. En septiembre, todas las comidas servidas en los colegios deberán utilizar los nuevos materiales.

Inditex compra un gran local en Nueva York por unos 235 millones



Inditex ha anunciado hoy que ha concluido el proceso de adquisición de un espacio comercial de 4.400 metros cuadrados en el corazón del SoHo de Nueva York, uno de los barrios comerciales más conocidos del mundo, que acogerá una tienda de la cadena ZaraLa compra de este inmueble supone una inversión de 280 millones de dólares (unos 235 millones de euros).
El inmueble está situado en el 503-511 de la avenida Broadway, entre las calles Broome y Spring, en uno de los edificios más representativos de la arquitectura comercial de Manhattan de finales del siglo XIX y viene a sumarse a la apertura de tiendas de referencia que la empresa fundada por Amancio Ortega tiene en Estados Unidos.
Pese a esta adquisición, Inditex asegura que, en términos globales, el crecimiento de la superficie comercial se mantiene enfocado en la apertura en locales ocupados en alquiler. La compañía solo compra algunos locales singulares.
Según ha señalado Pablo Isla a través de un comunicado, esta apertura supone un nuevo hito dentro de la expansión en el mercado estadounidense, al que califica de "muy relevante". El modelo de crecimiento en EEUU es, según sus palabras, "una combinación de aperturas de tiendas de referencia y expansión de las ventas online", arropadas por la buena recepción por parte de los clientes estadounidenses, y esta adquisición entra de lleno en esta estrategia.

Otras tiendas en Nueva York

Además de esta nueva tienda, cuya apertura está prevista para finales de 2015, Zara abrirá en este ejercicio otro establecimiento emblemático en Manhattan, en el World Trade Center del distrito financiero (Broadway 222), de más de 2.800 metros cuadrados de superficie. En primavera, también se abrirá al público la tienda ampliada de la Quinta Avenida con la calle 42, cuya superficie crecerá en más de un 50%, hasta alcanzar los 4.000 metros cuadrados. Esa tienda, que Zara abrió en marzo de 2012 supusolanzar un cambio de imagen en sus establecimientos. Saliéndose también de su política habitual de estar de alquiler en sus tiendas, Inditex anunció en 2011 la compra del local de la Quinta Avenida por 324 millones de dólares.
Esta incorporación se suma a las reformas y ampliaciones realizadas hace un año tanto en la tienda de la calle 34 en la intersección con la Sexta Avenida, como en el emblemático edificio Flatiron ubicado en el 101 de la Quinta Avenida. En total, junto a las tiendas de Broadway en el Upper West, 666 de la Quinta Avenida, y 750 de la Avenida Lexington, al término de 2015 Zara contará con ocho tiendas en Manhattan y otras siete en su área metropolitana.
En lo que se refiere al conjunto de Estados Unidos, Inditex abrirá durante 2015 más de una docena de tiendas Zara en áreas urbanas relevantes como Nueva Jersey, Las Vegas, Los Ángeles, San Diego, Boston, Sacramento, Houston, Dallas, Chicago, Seattle o Puerto Rico. Se suman estas nuevas ubicaciones a las realizadas durante el ejercicio 2014 con aperturas como las de West Lake en Seattle, Figueroa Street o Los Cerritos en Los Angeles, y la de Lincoln Road en Miami.
Durante el ejercicio que va camino de terminar, Inditex ha concentrado buena parte de sus aperturas en Rusia, aunque en el último tramo del año ha pisado el acelerador con inauguraciones en China. la compañía ha ido apostando cada vez más por las macrotiendas, aunque siempre ha utilizado las tiendas como herramienta de marketing.

Un edificio singular

Construido en 1878 por el arquitecto John B. Snook, el edificio donde Inditex ha comprado el inmueble de 4.400 metros cuadrados cuenta con una fachada de columnas de hierro fundido, material que se generalizó en la época como alternativa a la piedra y la madera para ganar ligereza en la estética y aprovechar sus ventajas desde el punto de vista constructivo. Actualmente, el 503-511 de Broadway es uno de los edificios más característicos de esta zona emblemática de Nueva York y forma parte del área conocida como ‘Distrito Histórico del Hierro Fundido de SoHo', según ha explicado Inditex.

miércoles, 7 de enero de 2015

"Coney Island Beach" por Weegee, 1940

"Coney Island Beach" por Weegee, Gelatina de plata, 20,6 x 25,4 cm (8 1/8 x 10 pulg.), 1940.


 The Metropolitan Museum of Art: “Coney Island Beach” by Weegee, gelatin silver print, 20.6 x 25.4 cm (8 1/8 x 10 in.), 1940. Accession Number: 1987.1100.252. © Weegee / International Center of Photography. Large format reproduction retrieved from Le Gaston(follow the link for an even larger version: 5608×4320).
The Smithsonian website has an interesting article about a similar photograph taken by Weegee in 1942. Apparently, the whole idea was to capture on film how “Joe Average” was coping with the summer heat in New York. Weegee would go at the beach on a crowded day and try to get all the attention he could:
“Whatever it took to get the shot, Weegee did it,” Barth says. “That was part of his genius.” Barth has it from Louie Liotta, Weegee’s longtime assistant, that the boss climbed up on a lifeguard station and screamed and danced until everybody started to look. “And when they did,” says Barth, “he took the photograph. It was that simple.” (read more: “Weegee’s Day at the Beach” by Matthew Gurewitsch, June 2009)

Las mejores playas de Nueva York


 
 




Nueva York, especialmente en verano, es también playas, sol y arena. Una forma divertida, de disfrutar del buen tiempo que acompañará tu visita a la ciudad en verano -si, a veces, puede ser agobiante, especialmente por la humedad, que eleva la sensación térmica-.

Así que piensa en las playas de Nueva York cómo una buena opción para refrescarte, además, la mayoría son accesibles en transporte público y constituyen un plan barato. Las situadas en Staten Island y Brooklyn, en las que se encuentran las playas más elitistas, y las playas de Manhattan, Bronx y Queens, en las que encontrarás un buen número deactividades económicas, -desde el baño a un picnic-, incluida la amplia oferta de ocio gratuita que ofrece la próxima Governors Island, situada apenas a un kilómetro de Downtown Manhattan.


Abren cada temporada a partir de Memorial Day (último lunes de mayo), y permanecen abiertas hasta Labor Day (primer lunes de septiembre), en horario de 10:00 – 18:00.

En Brooklyn, destaca Coney Island, con su famoso parque de atracciones, uno de los destinos favoritos para las familias, y parada en el clásico puesto de perritos calientes de Nathan's. Muy recomendable igualmente es la playa de Brighton, en Little Russia, una playa menos concurrida, ideal para los que buscan un destino más tranquilo y relajado. El escritor español residente en Brooklyn, Eduardo Lago, nos recomendaba el restaurante Primorsky en la entrevista que nos concedió.

En Bronx, se encuentra City Island, una pequeña isla en la que disfrutar de sus playas, las galerías de arte y los restaurantes de marisco, de la que ya hemos hablado al repasar lasislas de Nueva York.

martes, 6 de enero de 2015

Mis 12 fotos de New York

12 Fotos de New York

Han pasado muchos años desde que fui consciente de que había en el mundo una ciudad como New York. No sabría decir cual fue exactamente el momento en el que comenzaron a fascinarme sus grandes edificios de acero y cristal, o cuando escuche por primera vez nombre míticos como Central Park, Times Square, o Brooklyn Bridge. A lo largo de estos años, que no han sido pocos, he ido descubriendo otros países o ciudades fascinantes, y he podido viajar a alguno de estos lugares, pero nunca podía llegar a cumplir mi deseo de pisar la Gran Manzana.
Desde los comienzos de 2014 dije que ese iba a ser mi año, tanto a nivel personal como laboral y viajero, y que haría todo lo posible por que fuera el año en el que iba por fin a conocer New York, y así fue, en el mes de diciembre por fin ponía rumbo a mi destino soñado, en un viaje en el que además iba a descubrir otras dos grandes ciudades americanas como Las Vegas y San Francisco, y un país como República Dominicana.
Pero centrémonos en New York, la ciudad que nunca duerme. No voy a hablar sobre qué ver o qué hacer o dónde comer allí, sino de las sensaciones que me ha dejado esta primera visita a la gran ciudad. Sí, he dicho primera visita, y es que tengo claro que no va a ser la última vez que recorra sus calles.
Siempre presumo de buscar los sitios no turísticos de los lugares que visito, sin embargo en mi lista de cosas a hacer en New York estaban en primer lugar subir al Empire State y al Top of the Rock, ir a ver la Estatua de la Libertad y Ellis Island, dar una vuelta a Manhattan en barco, o cruzar el famoso Puente de Brooklyn. En un plano secundario quedaban plantarme en alguna plaza a hacer fotos de la gente o la vida de la ciudad, algo que me encanta hacer, pero en esta ocasión era diferente, se trataba de los grandes iconos de la ciudad que siempre añoraba conocer, y no me los podía perder.
Aún así, traté de buscar algún momento para captar esos detalles que tanto me gustan. Fue poco para lo que se puede conseguir allí pero de momento me doy por satisfecho. Seguramente la próxima vez que vaya a New York, espero que dentro de no mucho tiempo, y una vez conocidos estos sitios turísticos, me centraré en ver la ciudad de otra forma.
Media hora buscando escenas en Times Square o una mañana pateando ChinaTown o Little Italy se hacen demasiado cortas para mi gusto. Lo mismo sucede con Central Park, a pesar de que estuve dos veces, una al atardecer y otra por la mañana temprano, creo que es un lugar con mucho potencial fotográfico, no sólo del parque en sí, que es muy bonito, sino de la gente que pasea o practica deporte en él, que es mucha y muy variada.
En cada rincón de New York encuentras gente haciéndose un selfie, parejas declarándose su amor, vendedores de entradas para atracciones con supuestos descuentos, turistas de todas las nacionalidades con sus pintas más o menos curiosas, y gente que sencillamente vive allí y hace su vida normal. Con un poco de paciencia, buscando un rincón estratégico y sobretodo no cortándote, puedes volver a casa con un par de tarjetas de memoria llenas de fotos de fotos curiosas.
New York tiene lugares increíbles que como ya he dicho son iconos que cualquier viajero desea descubrir, pero también tiene una vida que puede llegar a ser estresante, un no parar de gente yendo y viniendo, un sinfín de sonidos o ruidos que pueden llegar a hacerte enloquecer, una multitud de idiomas que te harán dudar de si estás en Norteamérica o cualquier otro lugar del mundo, un firmamento de luces de todos los colores posibles que te harán mirar sin cesar de izquierda a derecha y de arriba a abajo, un abanico de culturas que te permiten dar la vuelta al mundo sin salir de una isla… y podría extenderme diciendo cosas eternamente, y aún así me quedaría corto para describir todo lo que se puede ver y hacer en la ciudad de los rascacielos.
Llevaba toda la vida enamorado de una ciudad que no conocía, y ahora que la conozco puedo confirmar que lo que sentía por ella era real, aunque diferente. No es lo mismo que te lo cuenten o verlo en las películas que vivirlo, y si bien no puedo dejar de hablar maravillas de NY, he de reconocer que es una ciudad difícil en muchos aspectos, y para mi lo ha sido sobretodo a nivel fotográfico. No es un lugar que conoces en un rato y a continuación puedes lanzarte a fotografiarlo, y para mi, que necesito sentirme cómodo para comenzar a hacer fotos que me gusten, seis días fueron muy poco tiempo.
No me enrollo más. Cuando llegué a Madrid tras tres semanas de viaje, me encontré con varios miles de fotos, algunas buenas, pocas muy buenas, y muchas otras para borrar directamente. Hacer una selección de cada lugar y escribir sobre ello va a ser un proceso largo, pero he querido hacer una primera selección de las 12 fotos que más me han gustado de New York, sin caer en las fotos de los famosos lugares antes mencionados, pero pasando por el caos de Times Square, los deportistas de Central Park, los vendedores de atracciones, y hasta la policía.
Espero que os gusten.
12 Fotos de New York 1
12 Fotos de New York 2
12 Fotos de New York 3
12 Fotos de New York 4

12 Fotos de New York 5
12 Fotos de New York 6
12 Fotos de New York 7

12 Fotos de New York 8
12 Fotos de New York 9
12 Fotos de New York 10

12 Fotos de New York 11

Coney Island Polar Bear Plunge photos

The Coney Island Polar Bear Club held its










Jan. 1, 2015 - Brooklyn



Streit's Matzo Factory closing Lower East Side location after Passover

By NINA RUGGIERO January 6, 2015

Streit's Matzo Factory, a Lower East Side staple since 1925, will close in late spring or early summer 2015, after Passover, co-owner Alan Adler has confirmed to amNewYork. The news was first reported by BoweryBoogie.com.
The 90-year-old, family-run business will not cease operations, however. In fact, "there will be no interruption in business," Adler said.
Though leaving their original digs behind will be a sad day for the fourth and fifth generation cousins proudly running the business, they will continue producing from their Meadowlands, New Jersey location.
"We sold almost exclusively to distributors," Adler said. "None of that will change."
Streit's kosher eats, ranging from matzo and kugel to potato pancakes, will continue to be sold at stores throughout New York City, including Whole Foods, Food Emporium and D'Agostino.
As for longterm plans to reopen shop within the city, Adler said the family is "still examining all the possibilities."
"Prices are going up, costs are going up and production is going down," Adler said of the decision to vacate the four tenement buildings at 148-154 Rivington Street, known for their kitchen with street-facing windows that let passersby in on the matzo-baking show.
"We don't have a loading dock here and it's hard to do a manufacturing business out of a residential neighborhood," he said, adding that the ovens are so old they can't get anyone to work on them.
"New equipment is much bigger; it wouldn't fit into a Manhattan tenement," he said.
Streit's is the last matzo factory on the Lower East Side, and one of the last in the city.

Streit's Matzo Factory, the last matzo factory on

lunes, 5 de enero de 2015

Empresas internacionales estan buscando personas para pagarles hasta $200 dolares

Que hacer durante un día de lluvia en Nueva York


 
 




Si, lo se, no gusta estar leyendo un artículo como este, ya que probablemente lo estás haciendo porque estás de vacaciones en Nueva York y la lluvia ha hecho acto de aparición. No te preocupes, Nueva York es una ciudad que ofrece mil y una posibilidades cada día, incluso cuando llueve, así que te vamos a proporcionar unos cuantos consejos para que este día de lluvia sea de lo más provechoso.

Ir de compras

Si esto un día normal es casi deporte nacional, un día de lluvia en Nueva York se convierte en toda una aventura, ya que es la opción más común que los turistas solemos tomar (yo uno de ellos). Aprovecha para encerrarte unas cuantas horas en cualquiera de sus majestuosos centro comerciales, especialmente en Macy's. Yo personalmente, odio encerrarme en cualquier lugar mientras estoy en Nueva York (lo considero una pérdida de tiempo), pero un día de lluvia se convierte en la ocasión perfecta para rascarnos el bolsillo y hacer unas cuantas compras. Century21Bloomingdale's, tiendasAeropostale, grandes jugueterías… ¡tú eliges!.

Ver un espectáculo

Si bien esto debería estar en el planning de cualquier persona que viaje a Nueva York, un día lluvioso puede ser también la excusa perfecta para acudir a cualquiera de los teatros de la city y disfrutar de sus increíbles musicales. En las recepciones de los hoteles es fácil encontrar folletos informativos con los espectáculos vigentes, así que buscar el que más os guste, acudir al teatro y, si tenéis suerte (las entradas suelen 'volar' semanas antes) entrar a disfrutar de auténticas obras de arte sobre el escenario. Si no, podéis acudir directamente a Broadway Ave. y elegir aquel cuyo cartel anunciador os resulte más atractivo :)

Visitar museos

Aquí no puedo hablar muy alto, ya que no son de especial atractivo para mi; de hecho, nunca hemos entrado a ninguno de los museos de Nueva York más allá de su hall. MOMA, el Museo de Historia NaturalMetropolitanGuggenheim o, porque no, el famoso Madame Tussauds y sus espectaculares figuras de cera. No he tenido la ocasión de entrar, pero en su exterior siempre exhiben una o dos figuras y son espectaculares.

Olvidarse de la lluvia

Sinceramente, desde mi punto de vista este el mejor plan de todos. La lluvia es eso, lluvia (agua, H2O…) y solo moja, así que un paraguas o un chubasquero (o las 2 cosas juntas) son más que suficiente para que un día lluvioso sea un día más en vuestro viaje. No será el mejor día para subir a miradores o cruzar el puente de Brooklyn, pero si para caminar por Nueva York y disfrutar de la ciudad como un día cualquiera. Además, es fácil que la lluvia traiga también nubes bajas, por lo que podréis capturar espectaculares fotos de los rascacielos cubiertos por las nubes e impidiendo ver sus zonas más altas.

Aprovechar para hacer paradas en lugares emblemáticos cubiertos como Grand Central Terminal, la biblioteca de Nueva York (New York Library) o recorrer de norte a sur la ciudad en metro. ¡A disfrutar!.

subir imagenes